Somos un estudio jurídico con presencia en todos el país, dedicados exclusivamente al asesoramiento previsional.

Seguí a nuestras abogadas en:

Planifique su Retiro

Lo más importante es comprender que la jubilación es un tema serio. Muchos cometen el error de creer que esto es algo a considerar en “la madurez”. Pero la realidad es que mientras más rápido se comience a ahorrar y a planificar la jubilación, mayores son las probabilidades de asegurar una jubilación financieramente apropiada para cada persona.

 
¿Cuándo debería comenzar a pensar en ahorrar para la jubilación?

 

¡Ahora mismo! Por una parte es importante pensar en un fondo adicional a la jubilación, para asegurarse el bienestar económico luego del retiro. Es recomendable que entre los 35 y 40 años se tome la decisión de ahorrar con tiempo y no dejarlo para más tarde, ya que si se deja para más tarde, entonces para conseguir la cantidad de dinero que uno quiera disponer de la jubilación, se tendrían que asumir más riesgos. ¿Cuánto ahorrar? No existe una cifra mágica, pero sí unos porcentajes orientativos. En teoría es suficiente sostener entre el 70% y el 75% de los ingresos que se tenían durante la etapa en actividad, aunque todo dependerá del ritmo de vida que cada persona desee mantener. Así, si un hombre deseara adicionalmente a su jubilación disponer de $1000 mensuales, deberá tener acumulados a los 65 años un fondo de $144.000. Para lograr ese fondo – calculando una rentabilidad anual del 6% – puede comenzar a los:

 

30 años, ahorrando $120 por mes
40 años, ahorrando $225 por mes
50 años, ahorrando $500 por mes

 

 

¿Qué más debo hacer para contar con una renta digna durante mi retiro?

 

Asimismo, sugerimos a aquellas personas entre los 40 y 60 años que se ocupen de regularizar su situación ante el ANSES para poder obtener su jubilación una vez que alcancen las edades legales para gestionar el beneficio. Los principales pasos son: (a) constatar que todos los aportes realizados durante su vida se encuentran registrados en el ANSES, lo cual se realiza solicitando ante dicha entidad una “sábana de aportes”; (b) si al cumplir la edad legal le faltarán años para alcanzar el requisito legal de 30 años de aportes, sugerimos – según el caso – regularizar la situación ya sea aportando durante un período como monotributistas o adhiriendo a una moratoria.
Nunca es pronto, pero tampoco tarde.

 

Contáctenos para analizar su caso concreto y trabajar juntos en una estrategia que le garantice una renta digna durante su retiro.